Una persona se para en la Rambla en el puesto de cursos de la Biblia

Sólo les ha costado un año, cinco meses, cuatro días, seis horas, diez minutos y cuarenta y cinco segundos, pero por fin lo han conseguido.

Los profetas que ofrecen cursos bíblicos gratuitos en la Rambla de Méndez Núñez de Alicante han visto con sus propios ojos cómo una persona se paraba ante su tenderete.




Ha ocurrido hoy, alrededor de la una del mediodía. El interesado se ha acercado con rapidez al puesto e, inclinado, ha comenzado a leer los carteles de “¿Qué enseña realmente la Biblia? Llévese uno gratis” y “Curso bíblico gratis. Pida el suyo”.

Así ha permanecido cerca de dos minutos, ante la mirada atónita de las dos parejas de evangelizadores. Finalmente, uno de ellos se lanzó: “Buenos días, súbdito de Dios, ¿está interesado en conocer mejor la palabra del Señor?”.

El hombre, con cara de indiferencia, se inclinó de nuevo y siguió leyendo, con la cara casi pegada a los carteles. Los predicadores rambleros se miraron entre sí con extrañeza, sin saber cómo actuar.

Unos cinco largos minutos después, una de las mujeres volvió a intentarlo: “Disculpe, hermano, estamos aquí para ayudarle. ¿Sería tan amable de escucharnos?”.




El hombre se quedó mirándoles a todos y, por fin, respondió: “I’m sorry, it was raining, I just wanted to take cover and you’re under a canopy” (“Lo siento, estaba lloviendo. Sólo quería resguardarme y están ustedes junto a una marquesina”).

“Things do not happen by chance. God has led you to us” (“Las cosas no suceden por casualidad. Dios le ha conducido hasta nosotros”), le replicó en su idioma uno de los maestros bíblicos.

“I just want to get on the bus and you have your posters right in front of the poster with the schedules” (“Sólo quiero subir al autobús y tenéis vuestros carteles justo delante del panel con los horarios”), replicó el paciente inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *